Ortodoncia con brackets

Los brackets son pequeñas piezas fabricadas con distintos materiales como el metal, el zafiro o la porcelana , que se colocan cementadas en la superficie de los dientes. Éstas van unidas entre sí mediante arcos.

Este sistema de ortodoncia funciona gracias a la presión que ejercen los arcos, transmitidas a las piezas dentales gracias a los brackets. De esta forma, se realizan pequeños movimientos que van situando los dientes en la posición que deben ocupar en la arcada.

Tipos de brackets

Metálicos:

Son los brackets que se pondrán en mayor medida los niños y los adolescentes. El metal con el que se fabrican es acero. Esto hace que sean mucho más fuertes y resistentes a la humedad y la oxidación.

Resina o policarbonato:

Son unos aparatos elaborados a base de plástico con policarbonato. Son estéticos ya que son invisibles, siendo los más económicos.

Cerámicos:

Son más estéticos que los brackets metálicos gracias a su color blanco. El principal beneficio con respecto a los de resina es que no se tiñen.

Zafiro:

Son los más invisibles. El material del que están hechos facilita que no cambien de color durante el tratamiento.

Linguales:

Se ponen en la parte de atrás de los dientes. Están hechos de oro y cada paciente tiene uno hecho a medida.

WhatsApp chat